Las palabras recurrentes

incluso cuando pensaba que podia dejarlo, que no importaria, regresaba la tentación de hacerlo una vez más. aun cuando decía que ya no era necesario, aparecia. como el vicio del alcoholico o del cocainoamno. o como fumar cigarros. las palabras se me trasegaban entre los dedos y no habia quien me sacara la idea de que era necesario, aun cuando lo que volvía a juntar era siempre lo mismo, hilado con el mismo telón de fondo. como bordar el mismo corte de tela de segunda una y otra vez. y para qué. qué sentido tenái esta estupidez. ninguna. distracción, eso era todo. mejro callarse, decía, pero igual todo acontecía y la gana te gana. así de simple. pero sin ganas ya, sin emoción, sin buscar algo, sin las precisiones de antaño. una y otra vez lo repito: ni siquiera pasión, sólo ternura. así, llano y material. ni siquiera lúdico y ecuestre. y esto continua…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s