Reconstrucción 2

Nosotros – y eso es decir muchos- no nos ponemos en camino para conquistar tierras, derrotar a los indios o llenarnos las manos de oro y diamantes. Partimos para conquistar una gran biografía que brote en una tierra pedregosa que no sólo no produzca esmeraldas ni zafiros, sino tampoco patatas, y que apenas dé derechos de autor. Pero la guerra contra los infortunios y las penalidades que nos espera allí no es menos dura que la guerra contra los indios, aunque tampoco menos interesante. Y los tesoros ya no podremos aceptarlos con engaños; a cambio de perlas de cristal, camisas de colores o un poco de tabaco no recibiremos pieles ni oro. Lo pagaremos todo con nuestro mejor potencial, con espíritu, con poesía, con sentimiento, con manos trabajadoras y ojos certeros. Por tanto, nos será muy preciado no sólo lo que recibamos, sino el precio que le pongamos a lo conquistado. Al parecer hemos aprendido algo de honradez a lo largo de la historia de la humanidad, y hemos aprendido que cuando pagamos demasiado poco a veces podemos recibir todavía menos. Gracias por la iluminación Anto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s