Las vidas del perro

Yo he tenido más de un perro en la vida, lo que es lo mismo decir que he tenido más de una vida de perro: las perdidas de mis mascotas han sido muchas veces tan dolorosas como los diferentes accidentes que he sufrido: primero una mano enyesada a los tres años, la muerte de mi hermano uns meses después, una pierna enyesada, multiples puntos en mi cuero cabelludo, en fin, un interminable inventario de heridas que han recubierto mi cuerpo. Al igual les ha apsado a mis cachorros: la escena que màs viva tengo en mi memoria es cuando viviamos al lado de la línea ferrea y una mañana se escuchó como el silencio de las horas anteriores a la congestión vehicular fue roto por un lamento mitad humano, mitad canino. Mi perra, lazzy, como la de la película, fue partida en tres partes casi iguales cuando un vagón de tren le pasó encima. Aun así tuvo el tiempo suficiente apra advertirme de la presencia del tren y que yo pudiese escapar del mismo destino: hasta ahora me queda la sensación de que ella quería poner su cuerpo entre el vagón y yo que a la sazón tenía sólo cuatro años. Me quedé todo la mañana a su lado, velando su ceurpo que agonizaba. A la hora del almuerzo su cuerpo desapareció y parte de mi infancia con él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s