Comienzos 2

Escribir podría ser un placer. Pero por lo general es la forma que se tiene para o matar el tiempo que sobra o para matar el tiempo que hace falta. Cuando a uno le sobra el tiempo, escribir por lo general es un acto desapacionado, racionado y falto de humor, como cartitas de amor dolido y sensiblero de adolescente -que nadie tire la primera piedra- o diarios y bitacoras inocuos. Cuando a uno le falta el tiempo -cosa que nunca llegué a entender del todo- ponerse a escribir, sentarse frente a la pantalla u hoja en blanco, es un acto casi de heroismo. Digo casi, porque el ùnico muerto puede ser uno mismo, que en la cuenta general, es nadie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s